Desenmascarando a “La Máscara”: Lo que no nos contó la primera adaptación.

Los ítems mas poderosos de los videojuegos.
23 abril, 2017
Nuevo gameplay de Sonic Forces en Green Hill Zone
26 abril, 2017

Desenmascarando a “La Máscara”: Lo que no nos contó la primera adaptación.

Todos recordamos, hasta con un poquito de nostalgia, el extraño largometraje de 1994 titulado “The Mask” (o, en Latinoamérica, “La Máscara”), puesto que, a pesar de ser relativamente jóvenes y tener un contenido que no lograríamos entender hasta años después, nos regaló momentos muy graciosos. Una comedia dramática que nos mostraba a un chico bueno que cambia su vida al adquirir una misteriosa máscara que lo convierte en un ser verde con poderes extraordinarios; lo que logra hacer con ellos es lo que le da la gracia y el aporte de Jim Carrey a ambos personajes (puesto que Stanley Ipkiss y “La Máscara” son completamente distintos a pesar de ser la misma persona). Conforme leímos cómics, nos enteramos de una casa editorial que era conocida por llevar los superpoderes al lado oscuro de las páginas; su nombre es Dark Horse y puede pregonar de ser una casa editorial que nunca se ablandó, ni siquiera al borde de las controversias. Si llegamos a este punto, seguramente aprendimos también que ese personaje verde que llevaba la faceta del heroísmo a la burla salió de este rincón… y que su historia ahí no es tan graciosa.

¿Creías que Dorian Tyrell era el peor usuario de este artefacto?

La leyenda de “La Máscara” inicia con un recorrido por historias cortas a través de varias publicaciones de “Dark Horse Presents”, siendo usada por varios individuos que, tras usar la mítica máscara creada por la deidad nórdica del engaño “Loki”, se convertían en anti-heroes violentos o criminales extremadamente peligrosos. No fue hasta 1991 que oficialmente tuvo su propio cómic y se reveló la identidad del primer (y mas conocido) usuario: Stanley Ipkiss. Seguramente estás pensando en este punto que, tras la popularidad del personaje en sus primeras publicaciones, tuvo que ser ablandado para llegar a audiencias de todas las edades; si esto es verdad, seguramente no conoces ni por casualidad la reputación que carga “Dark Horse” sobre sus hombros: es hiperrealista, incluso si introduce elementos de ciencia ficción.

¿Se parecen? Ni por casualidad.

El Stanley Ipkiss del cómic no es el mismo que vemos en la adaptación de 1994, pues es un individuo tímido e inseguro que está virtualmente harto de todo lo que le sucede en la vida e incapaz de hacer algo al respecto por su aparente “debilidad”. Tratando de cuidar lo único que le importaba (supuestamente), decidió hacerle un regalo a su novia Kathy y, en una tienda de antiguedades, consigue una misteriosa máscara de jade que, en el momento que reconoce al neurótico Stanley, empieza a hablarle. Tras ser convencido por la antiguedad, Stanley decide probarsela y así convertirse en quien todos comenzarían a llamar “Big Head” (o “Cabeza Grande” si te da pereza usar el traductor), pero lo que viene después no le hace gracia a nadie: una ráfaga de violencia, muertes y venganzas muy extremistas rodea a la ciudad y la única persona que logra detenerlo es a la persona a la que estaba destinada. Kathy, después de que Stanley mata a once policías en su escape, llegara a su casa y se quitara la máscara, dispara a Stanley y da por terminado los asesinatos de “Big Head”… ¿o no?

¿Aún crees que es gracioso?

Comentarios

comentar

Miguel “El Quitu” Yanez Torres
Miguel “El Quitu” Yanez Torres
Cuencano de nacimiento, Quiteño de corazón. Sus hábitos de lectura lo llevaron a descubrir los comics que, incluso ahora, lee como si fuese la primera vez. Planifica todo y anhela que todo salga bien, por lo que los videojuegos de estrategia son sus favoritos. Disfruta mucho de la música, por lo que no le son ajenos videojuegos o comics relacionados con este tema. En sus tiempos libres busca escribir e investigar más sobre sus pasiones.